Recuperemos Madrid : TERRA CASTELLAE

miércoles, 15 de abril de 2009

Recuperemos Madrid

Hace poco cogí en la biblioteca pública un ejemplar de la revista Madrid Histórico. No me resultó de gran interés, ya que tras haberlo leído de manera integra, considero que está varios peldaños por debajo de otras publicaciones de divulgación como pudieran ser por ejemplo La revista de arqueología o Historia de National Geographic. Al hilo de esto, se me ocurrió reflexionar un poco, acerca del proceso de creación de una identidad madrileña diferenciada de la castellana.


Resumiendo muchísimo, creo que la revuelta comunera es un hito demasiado alejado en el tiempo para tomarlo como referencia en el caso de Madrid, más teniendo en cuenta, otros dos hechos posteriores que han sido más relevantes para esta ciudad en concreto: el traslado de la capital desde Toledo en el s XVII y los acontecimientos de 1808. Claramente estos dos hechos han influenciado en mucha mayor medida, la personalidad madrileña.


Desde hace unos años me da la sensación que el intento de forjar una identidad coincidente con la autonómica se está tratando de apoyar en la revuelta antifrancesa, pero entendiendo a Madrid como la cabeza de España, con lo que entronca con la situación capitalina. Si unimos esto, al hecho de una administración autonómica diferenciada del resto de Castilla, con todas sus implicaciones: instituciones locales propias, televisión autonómica propia etc, etc, parece que de manera lenta pero segura llevaría a una artificial separación de la identidad madrileña de la castellana.



Una identidad basada en lo anterior, que pese a tener sus raíces exclusivamente en la capital, se esta extendiendo desde la administración autonómica al resto de la provincia. Sirva como ejemplo pintoresco, la celebración de san isidro, y venta de trajes típicos del foro en ciudades como Getafe.


¿Que deberíamos plantearnos los castellanistas en esta situación? Obviamente recuperar la ligazón que nos une a castilla, que pese a evidencias tan obvias como estar en el centro de la misma, no parece una tarea sencilla. No se me ocurren demasiadas ideas, aunque si quisiera comentar alguna.


  • Abogar por la conservación de la riqueza cultural existente en toda la provincia, conservando la cultura y tradiciones autóctonas frente a la uniformización imperante.

  • Plantear la necesidad de una administración propia para la capital, algo del estilo de un Distrito Federal, diferenciada del resto de la provincia.

  • Participar de manera activa en asociaciones culturales madrileñas que no reniegan de su pasado y origen castellano.

Agradecería los aportes de los visitantes al respecto.


Madroño