Arquitectura tradicional: La casilla : TERRA CASTELLAE

domingo, 2 de marzo de 2008

Arquitectura tradicional: La casilla



La casilla es una construcción de planta cuadrada o rectangular, concebida para ofrecer un refugio más seguro y confortable que la barraca. Al igual que estas podían usarse en caso de necesidad perentoria, pero a menudo estaban concebidas para pasar en ellas la noche o ciertos periodos de tiempo, así como para servir de almacén de aperos y cobijo de caballerías. La casilla se edificaba en piedra, trabada bien con un mortero de cal o simplemente con barro y se remataba con un tejado a dos aguas, normalmente cubierto con teja de tipo moruno, si bien existían alternativas tales como la de recubrir el cañizo destinado a sustentar la teja con tierra o incluso con cenizas, variante esta documentada en los municipios de Casas-Ibáñez y Fuentealbilla (1)

En el interior de estas construcciones se encontraba un hogar, con su campana y chimenea, un pesebre para las caballerías y a menudo un banco corrido donde el agricultor podía reposar o acomodarse para hacer noche. El interior se iluminaba y ventilaba a través de un ventanuco en el muro opuesto al acceso; para evitar incomodidades y preservar el calor la casilla se orientaba a resguardo de los vientos dominantes, evitando en especial el viento del norte “aire de arriba”.

En distintos estados de conservación esta construcción aún abunda por los campos del noreste de Albacete, buena parte de ellas se encuentran amenazadas de hundimiento mientras una minoría son mantenidas por sus propietarios lo que facilita su conservación.

(1)Es de lamentar el reciente hundimiento de uno de los escasos ejemplos documentados de esta variante técnica ubicado en el paraje de “El Baño” término municipal de Fuentealbilla.


Gumer