Las votaciones del monopoly : TERRA CASTELLAE

martes, 29 de enero de 2008

Las votaciones del monopoly

La semana pasada leyendo un periódico gratuito me encontré con una noticia que me hizo sonreír tristemente. La noticia en sí, como puede verse en el siguiente enlace no merece mayor comentario, no obstante, el fondo de la misma es ciertamente interesante, dado que hace referencia a uno de los temas habituales de esta bitácora.


Parece ser que el famoso juego del monopoly, ha decidido realizar una votación entre los internautas para nominar a las ciudades que formaran parte de una versión mundial del clásico juego. En el caso de Madrid, la imagen elegida para representarla es la siguiente:



Es posible que el primer pensamiento que se nos ocurra, sea del estilo de “hay que ver que incultos son estos americanos que creen que Madrid es como Sevilla”. Tal vez sea así, pero ¿acaso los castellanos en general y los madrileños en este caso particular somos más cultos? A fin de cuentas, Madrid representaría el tipismo español que de manera mayoritaría es el andaluz. El norteamericano medio es perfectamente consciente de lo que identifica su tierra, en cambio el castellano medio, ciertamente con mucha variación de unas zonas a otras, es incapaz de citar 10 tipismos propios, sin incurrir en mencionar alguno ajeno procedente de otros pueblos españoles.


En el caso concreto de Madrid, el tema es aún mucho más curioso. La mayoría de madrileños somos únicamente capaces de identificarnos con un número muy reducido de símbolos. Algunos de los cuales propios exclusivamente de la capital, que están extendiéndose más allá de la Villa y Corte a toda la provincia, sustituyendo a los autóctonos con la pérdida cultural que conlleva. Al ser la Comunidad de Madrid, una entidad de carácter puramente administrativo sin una historia detrás que la sustente, la simbología existente no es percibida como algo propio por los madrileños. Esto unido a las altas tasan de inmigración que ha recibido en el último siglo está propiciando que el sentimiento de arraigo hacia el lugar dónde se vive sea muy escaso, con las connotaciones negativas que esto implica. En cierta forma, se está produciendo un especie de proceso de “aculturación”, hacia una sensibilidad creada por las administraciones.


Tablero de Monopoly


¿Es posible revertir está situación? ¿Merece la pena cambiarla? En mi opinión, aunque difícil es posible reencaminar esta situación y de hecho es deseable. Aunque sólo sea por interés cultural es necesario tratar de preservar la cultura existente, para evitar que unas décadas desaparezca completamente. Por otra parte, si el colectivo que habita un determinado lugar se identifica con él, estará mucho más interesado en que mejore, al entenderlo como el lugar dónde vive y no como una mera estación de tránsito obligatorio hasta volver a su verdadero hogar. Por otra parte, y fiándonos en aspectos más pragmáticos, el establecimiento de diferencias artificiales entre las comunidades castellanas está llevando a que unas vivan a espaldas de otras, limitando sus posibilidades de crecimiento.


Madroño

3 comentarios:

Rober dijo...

El caso es que yo siempre he pensado que para ser de Madrid, uno de los ingredientes es percisamente no serlo. Me explico. Incluso muchos de los símbolos que los madrileños consideramos nuestros tienen un origen sorprendente. Los churros, el chotís...
Vaya, esto da para un post en 'La Fortuna' en los próximos días.
Pero, yendo al hilo, creo que todo esto es fruto del inmenso desconocimiento -promovido por la apatía generalizada -al que parecemos abocados. El fast-food también llegó a la cultura, y la televisión contribuye decisivamente a esta nueva 'evangelización', la misma en la que nos estamos dejando nuestras raíces.

gumerfers dijo...

Afortunadamente han cambiado la imagen.

Zorro de Segovia dijo...

Totalmente de acuerdo con Rober. A mí, con Segovia en el alma pero con piso en Madrid, no me importa que un americano evoque el flamenco "madrileño". Lo que me jode es que sólo evoque lo andaluz.

España es flamenco, paella, toros, Real Madrid-Barcelona, Calatrava, chuletón, catedrales, marisco, dehesa, Velázquez, sol y playa. Y Madrid ¿qué es? pues todo lo anterior, pero compartido con el resto de pueblos y ciudades de nuestra querido país.