Y el patrimonio castellano ¿Para cuándo? : TERRA CASTELLAE

martes, 16 de octubre de 2007

Y el patrimonio castellano ¿Para cuándo?


El pasado domingo día 14 de Octubre, pude leer en el diario “Avui” hasta tres anuncios de un próximo concierto que se va a celebrar en el estadio Sant Jordi a finales de este mes. Tres anuncios, uno en portada, otro en páginas interiores y otro ocupando una página completa del periódico que tenía, en grandes letras rojas “PROU”, “basta” en catalán.

¿Para qué es el concierto? Pues nada más ni nada menos que para pedir la completa devolución de los, ahora, famosos papeles de Salamanca. Y es que, al menos, los organizadores del concierto, en el que se recaudará un dinero no sé muy bien para qué, están “hartos que el estado español les engañe”.

A mi sinceramente me parece que habría que tener varios criterios para la conservación de legajos, primero que los papeles estén en el lugar donde mejor conservación pueda tener y segundo tener en cuenta el origen de los mismos. En este caso parece que la “Generalitat” tiene un gran interés en que sean devueltos, además, los medios de comunicación están haciendo un gran esfuerzo creando crispación acerca de unos papeles que hasta hace muy poco tiempo la gran mayoría de la población desconocía y les importaba más bien poco. Por ello creo que los papeles que una vez salieron de Cataluña deberían volver a su lugar, puesto que ese es de donde salieron y porque los catalanes quieren que esto suceda. La única pega es que se ha eliminado la integridad del archivo pero creo que puede ser solventada gracias a la tecnología existente disponiendo de documentos en formatos digitales.

Pero esto me ha hecho pensar qué es lo que les sucede a los castellanos, cuál es la enfermedad que les adormece y atonta, qué es lo que les nubla y no les deja ni reclamar lo que es suyo. En el mismo centro de Barcelona, junto a la catedral, se encuentra una de las mayores exposiciones de arte románico CASTELLANO de toda España. Se trata del museo Marès. En ella se pueden encontrar retablos, tallas en madera, cuadros… en fin, una gran exposición de arte de escuela castellana, de incluso el siglo XII, que ha salido de nuestra tierra.

Esta colección se debe a la “generosidad” de un coleccionista de arte que durante años recorrió los pueblos castellanos buscando las obras de arte que las iglesias, ermitas o monasterios pudiesen albergar. Posteriormente compraba a los habitantes del pueblo, desconocedores del valor de lo que allí tenían, lo que él consideraba a precios de ganga.

Lo gracioso del asunto no es que lo comprara a precios de ganga, no es que se los llevara con el pretexto de conservarlos, tampoco que en ocasiones no hubiese si quiera una compra sino tan sólo una desaparición de una obra de arte castellana y una aparición en la colección privada de este señor, ni siquiera que no se lo comprara a los legítimos dueños, es que nadie desde los organismos públicos pidió su devolución, o al menos no tenemos noticia de ello.

Y ahora tampoco se dice nada, mantenemos la boca callada, tal vez por desconocimiento, tal vez por desidia, tal vez por que a los castellanos nos va el “rollo maso” pero es que esas obras de arte que un día salieron de Castilla con métodos no del todo claros, continúan en Cataluña, en el mismo centro de Barcelona. Tan sólo algunas organizaciones han tratado de poner este hecho en comunicación desde hace tiempo y han hecho campañas para la devolución de nuestro patrimonio. De hecho este mismo año se plantaron ante el museo pidiendo la devolución de las obras. ¿Apareció algo en los medios de comunicación? Yo no lo vi ni en los periódicos, ni en la tele, ni lo escuché en la radio. ¿Por qué?

Y como dice una canción de Sublevados "Cuándo cesarán ya esas campanas, que te ciegan tierra castellana. Despierta castilla de una vez y verás un nuevo amanecer"

5 comentarios:

Javier Plaza dijo...

No puedo dejar de sentir envidia sana al ver como en otros sitios pelean por sus intereses.

Castilla tiene un patrimonio inmenso que ha sido en muchos casos expoliado...pero aquí no nos movemos para nada.

Muy buen artículo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Efectivamente. Como ya os he comentado en vuestro blog en alguna ocasión, el problema no son los otros, como nos hacen creer de forma tan simple algunos políticos. El problema somos nosotros.
No nos han expoliado: nos hemos expoliado.
Hay que sacar más este debate y ponerlo sobre la mesa. Un acierto.

Cientificoloco88 dijo...

Yo siempre lo he dicho. Cataluña es más lista que ninguna y suele sacar una cabeza a todas las demás comunidades autonomas. Aquí el problema es ese, que los demás no nos movemos...o no nos queremos mover, no sé.
Yo apoyo tambien la idea de que los papeles vuelvan a Cataluña si de alli fueron robados en su dia pero por las mismas razones Cataluña debe devolver el patrimonio que no es suyo. Bueno Cataluña y otras comunidades.
Tal vez lo que se deberia hacer es un inventario a gran escala de todos los casos de expolio conocidos en España y hacer un devolución masiva.
En este caso, lo que es de cada comunidad a su lugar, no solo los famosos papeles. Un saludo.

Rui dijo...

Muchos de los problemas que tenemos en Castilla se debe a nosotros mismos, que no hacemos nada por remediarlo. Nosotros somos los últimos culpables de lo que aquí pasa.

No tenemos que mirar fuera para ver enemigos, como bien dice Pedro, como pretenden algunos políticos y mucha gente se cree.

Por otro lado científico, creo que en muchas ocasiones se utiliza un doble rasero, de lo mio es mio y lo tuyo también es mio. Y esta es una de las ocasiones

Un Toledano dijo...

Hace un par de semanas, con motivo del Fin de Semana del Patrimonio, la Junta de CLM presentó "a bombo y platillo", con rueda de prensa y demás, un hito histórico àra la ciudad y para toda CLM (asó lo vendían). En el Museo Marès de Barcelona se encuentra un sarcófago romano de gran valor hallado en el pueblo de Layos (Toledo). Pues bien, la Junta había conseguido que el Museo les permitiera traer a Toledo UNA COPIA del sarcófago. ¡¡¡Y eso era la gran noticia cultural, que habían permitido a la Junta hacer (y pagar ella, por supuesto) una copia de uno de los sarcófagos romanos más importantes de España.

Ver para ceeer. Así nos va.