Transformar Castilla en Sociedad de la Información : TERRA CASTELLAE

lunes, 9 de julio de 2007

Transformar Castilla en Sociedad de la Información


Nuestra tierra tenía unos recursos valiosísimos en el pasado, no en vano éramos el granero de España. Pero ¿Qué sucede ahora? En un mundo globalizado donde los recursos pueden llegar desde cualquier lugar del mundo y donde desde la Unión Europea se decide los limites de producción agrícola y ganadera de los miembros, pues este recurso no se hace tan importante.

Ahora parece que se está buscando una mayor relevancia en el sector terciario, dando servicios sobre todo de turismo rural, en el que gracias a nuestra riqueza artística, cultural, natural y gastronómica podemos ofrecer una buenísima oferta.

Pero a pesar de todo ello nuestra tierra se está quedando despoblada, se está convirtiendo en un desierto humano. Y creo que es necesario buscar soluciones.

Al hilo a algunos mensajes que hemos ido escribiendo en el blog como Atalaya lan, eliminemos la brecha digital, Wifi en Madrid o el debate digital en Castilla, he ido reflexionando y creo que una de las salidas para nuestra tierra podría ser tratar de transformarla en una sociedad de información ubicua.

Todo esto tiene su explicación con una noticia que aparece en Cordis Search. En ella hablan que Finlandia trata de ir hacia este tipo de sociedad. ¿Qué es lo que esto implica? Poner a disposición del día a día tecnologías y redes de información para proveer servicios cuando, como y donde estos sean necesitados.

Según la misma noticia desarrollaran los siguientes campos:


  • Desarrollo un medio ambiente de servicios públicos electrónicos y de tecnologías de información y comunicación.
  • Usar los beneficios de este medio en educación, investigación y cultura.
  • Desarrollar infraestructuras de información que promuevan las comunicaciones y los negocios.
  • Promover las innovaciones y los servicios electrónicos en el cuidado de la salud y los servicios sociales.
  • Desarrollar una sociedad de la información que aumente la innovación, la competitividad y la producción.

Este tipo de desarrollo, puede traer numerosos beneficios en nuestra tierra, cada vez más envejecida y con cada vez más núcleos urbanos y rurales separados y con pocos habitantes. La posibilidad de trabajar desde casa (teletrabajo), el poder ser atendido a través de videoconferencia por tu médico (telemedicina), el poder acceder a la información que necesites desde cualquier pueblo de Castilla, podría aumentar el atractivo de abandonar las ciudades y volver al medio rural. Y por supuesto el sector de servicios también obtendría beneficios por poder ofrecer una mayor gama de productos. Y no es algo lejano y futurista sino que puede realizarse ya.

Creo que el avance tecnológico no esta reñido con las tradiciones o con el medio rural, muy al contrario puede ayudar a conservarlo y/o darlo a conocer. ¿Se arriesgaran nuestros anquilosados políticos a dar el paso? ¿Verán los castellanos las posibilidades y beneficios que esto les podría deparar?

7 comentarios:

Fran O. Campillo dijo...

Comparto tu opinión. Una parte de mi trabajo lo realizo desde casa y es un opción más que nos abre nuevas puertas. Y la tecnología no está reñida con la defensa de nuestras raíces y de nuestra cultura. Tal vez, todo lo contrario.

Cientificoloco88 dijo...

Yo también opino como tu. Bueno en lo de la telemedicina no tanto porque creo que debe haber un contacto real paciente-medico pero eso ya es otro tema distinto. El problema es el que tu señalas. En los pueblos es muy difícil acceder a la mayoría de los servicios que sí ofrecen las grandes ciudades. Además el trabajo en el sector servicios se concentra en las ciudades. Con el teletrabajo esto se podría superar y un funcionario del Estado podría trabajar desde su pueblo o un trabajador de una fabrica podría controlar la producción de la misma a distancia. Es una gran idea. El problema es ese, ¿se atreverán a dar el paso?.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Las posibilidades de trabajar a través de la telemática, conciliándolo con la calidad de vida que nos permita vivir en ciudades más humanas en dimensión -o en pueblos- es una de las mejores ideas que se podían tener para estas tierras.
Yo no tengo un afán localista, pero cada año veo que gran parte de mis alumnos se marchan de esta Comunidad. El resultado es palpable: envejecimiento, despoblación... Y también es palpable que no hay verdadero interés en detener la sangría.

Rui dijo...

Muy interesantes los comentarios que habéis dejado en el blog.

Fran: Estoy convencido que en nuestro caso, la creación de redes sociales y bases de datos con nuestras tradiciones y nuestra cultura sería una manera de defender nuestras raices.

Cientifico: La telemedicina no tiene que sustituir la presencia de médicos, sino ayudar a estos al seguimiento de pacientes. En muchos pueblos hay enfermos crónicos que a lo mejor sólo una vez cada dos semanas pueden tener visitas de médicos o de enfermeras. La telemedicina podría permitir un seguimiento mucho más constante.

Que el funcionario pudiese trabajar desde casa en estos momentos es inviable, creo, debido al tipo de contrato que tiene. Habría que cambiar sus tipos de recompensas a la obtención de objetivos para que tuviese sentido, si no, muchos estarían en casa sin hacer nada.

Pedro: Así lo pienso, creo que se ganaría mucho en calidad de vida. Y los pueblos ganarían en población y rejuvenecerían la misma.

Yo soy de los que tuvo que marchar de Burgos para ganarse el pan, y mucho cambian las cosas o no podré volver a mi tierra por que no hay el tipo de trabajo que yo desarrollo. Y como tu dices, no se ve que la administración tenga un verdadero interés en mejorar esta situación, no por mi sino por todos los temas que tú comentas.

madroño dijo...

Pedro: Yo la comentamos en el artículo de brecha digital, no sólo es una ventaja para el mundo rural,sino también para el urbano. Permitiría crear una red de ciudades de tamaño humano y no macrourbes. Esto mucha gente parece que no lo ve. Aparte está el tema que los réditos son a largo plazo, y nuestros políticos no ven más allá del corto plazo.

Rui: En cuanto a la telemedicina, también ahorra desplazamientos de ciudadanos. Si el médico de cabecera puede contactar con los especialistas en muchos casos no es necesario que el paciente se desplace a hospitales, ya que algunas patologías pueden diagnosticarse a distancia con la mera observación ocular. Incluso podría el especialista podría dar indicaciones al médico generalista.

El teletrabajo no está limitado a trabajadores individuales. En informática existen muchos ejemplos como empresas de gestión de red que trabajan fuera de las redes de los clientes, con lo que podrían ubicarse en ciudades de pequeño tamaño, realizando los desplazamientos únicamente en los casos necesarios (o con parte del personal en la urbe). Eso también ocurriría en empresas de desarrollo software, de diseño de páginas web...Incluso fuera del mundo de la informática hay ejemplos. Hay comercios que venden sus productos exclusivamente a través de internet, claro no vale cualquier cosa, deben ser productos especializados y de alta calidad. Por ejemplo podría utilizarse en alimentos con denominación de origen.

Saludos

Alatriste dijo...

Es muy interesante lo de Finlandia, pero, la población de ese país es menor y creo que tienden a concentrase más en el sur.

Aquí a nivel autonómico, salvo tal vez comunidades pequeñas como Madrid (por su población) o la actual de Cantabria (por su relieve) serían lugares propicios para desarrollar esta tecnología en primer lugar.

En Castilla-La Mancha lo veo más crudo teniendo en cuenta que a pesar de un rápido incremento estos años, el número de personas que en esta comunidad tienen Internet sigue siendo proporcionalmente de los más bajos del estado, la Rioja esta peor con un bajísimo indice de internautas y de Castilla y León desconozco datos.

Rui dijo...

Precisamente lo que creo que falta son infraestructuras, y precisamente por no tener grandes poblaciones es por lo que nos podemos ver más beneficiados por estas tecnologías.

Mucho nos falta por recorrer a nivel estatal para ponernos a la altura de otros países de Europa, pero si hablamos a nivel autonómica entonces sí que nos quedamos en la cola.